Le descalifican del campeonato del mundo de Judo cuando se le cae el teléfono móvil en pleno combate

Durante el Campeonato Mundial de Judo en Bakú (Azerbaiyán), el portugués Anri Egutidze ha sido descalificado cuando se le ha caido el teléfono móvil del kimono al tatami durante un combate. Su compañero lo recoge y se lo devuelve y a él lo descalifican.

El judoca ha sido descalificado porque en el reglamento del judo queda clarísimo que en el tatami no se puede llevar ningún tipo de objeto salvo el kimono. Entrenarse durante años para competir y que cometa esta cagada, no hay quien lo entienda.