Camareros sevillanos «rescatan» a una novia para que no se mojen al entrar a la iglesia en su boda

Hay un dicho que dice que la lluvia en Sevilla es una maravilla, pero claro, salvo que sea el día de tu boda como le pasó a esta pareja de novios. Pero por suerte por ahí andaban unos camareros que ayudaron a la novia a poder entrar a la iglesia sin tener que mojarse.

Que majos los dos camareros que acuden con una sombrilla para ayudarla a entrar.